Soy gata, cuarta generación de madrileños, ¡ahí es nada! y adoro a mi “pueblo”


Madrid es una ciudad abierta llena de gente de muchos sitios a los que siempre se acoge con mucho cariño , pero precisamente por eso, porque es tan cosmopolita, pienso que perdemos un poco de nuestras costumbres.
Me gusta el sonido de un chotis en el organillo, comer rosquillas del Santo y taparme con un mantón alfombraó paseando por la Gran Vía con los nardos en la cadera.
Desde aquí, mi pequeño rincón felicito a mi “pueblo” en su fiesta grande San Isidro Labrador

Y para aprovechar esta preciosa mañana en la que salían a la pradera, las manolas y los chulapos, nos fuimos al Rastro a dar una vultecita en busca de más tesoros que poder enseñaros.

En esta ocasión fuimos buscando camas de bronce


Pero en el mismo sitio encontramos unos postigos muy parecidos a los de Amparo

También me encontré este precioso cuadrito que quedaría muy bien en cualquiera de los stitching room de mis amigas

acompañado de otro costurero, esta vez está compartimentado el interior y tiene además un pequeño alfiletero, ya estoy viendo el gráfico que haríamos para forrar este alfiletero, ¿a que ya lo tenéis en mente?

Y para que la labor quede perfecta, nada como un buen planchado con una auténtica plancha de hierro

También pasamos por una tienda muy vintage, ya sabe Leticia que la estamos esperando para llevarla de paseo por estos rincones
¿No me digáis que este mueble no es de lo más original?, parece una mesita de noche pero los dos cajones de arriba se abren girando hacia afuera.
Abría que pintarla y cambiarle los tiradores, pero es graciosa y de lo más curioso.
Si queréis saber más de todas estas piezas y de muchas más que vamos añadiendo, daros una vueltecita cibernética por nuestro Bazar de los Tesoros.
El próximo año espero poder vestirme de chulapa para pasearme por el Rastro camino de la pradera.
Chus

Pin It on Pinterest

Shares