Cada vez que sale un mueble del taller camino de su nuevo hogar se me encoge el corazón esperando a ver que les parece a sus nuevos dueños. Tengo que dar las gracias a todas las personas que confían en mi para elegir las piezas que luego lucirán en sus casas. Ya se que les envío mil y una foto de la pieza que han elegido, incluso les envío fotos del proceso de restauración, pero realmente no la han visto físicamente. Este es el caso de esta pequeña alacena, que es una de mis piezas favoritas, por las medidas tan ajustadas que tiene y por ese aire de casa de campo que tanto me gusta.

Esta es una de las primeras fotos que le envié a Eva para que viera con más detalle como era mi pequeño “Tesoro”.
DSC04475
Le gustó y me encargó que la restaurara y se la enviara para su casa. Cuando llegó al taller le volví a hacer fotos para ver el estado en el que se encontraba, es lo primero que se debe de hacer con todo trabajo que cae en nuestras manos, una evaluación exhaustiva del estado de la pieza.
DSC05679
El mayor problema era la pintura, estaba muy estropeada
DSC05680
El interior
DSC05682
Y le faltaban los cristales, pero cuanto más estropeado está el mueble más me gusta y me apetece “meterle mano”
DSC05984
Y este es el resultado, espero que a Eva le guste tanto como a mi.
DSC05983
Fijaros que bonita era la bocallave, cuando le quité la pintura decidí que no volvería a estar tapada y la deje en su forma original. No tenía llave pero me parecía que era una pena que no pudiera tener una llave antigua de donde colgar un pequeño detalle. Le he puesto una llave y le he hecho un pequeño corazón para darle las gracias por su confianza. Espero que nos mande una foto de su nueva ubicación.

Pin It on Pinterest

Shares