Necesitamos: Aceite de vaselina, trapos, guantes de crin, goma laca, brocha de pelo de pony, guantes de goma, tijeras y lana de acero fina

Primero damos aceite de vaselina con un trapo a toda la pieza y bruñimos con un guante de crin para que salga brillo

Extendemos la goma laca con la brocha de pelo de pony. Dejamos secar, nos ponemos los guantes de goma, recortamos un trozo de lana de acero fina y pulimos con ella, repitiendo hasta conseguir el brillo deseado.

Pin It on Pinterest

Shares