Necesitamos: Lana de acero fina, vinagre y trapos

Mojamos la lana de acero en el vinagre previamente calentado, tratamos la pieza de metal y terminamos limpiando con un trapo.

Para quitar el olor a vinagre podemos lavar la pieza con agua jabonosa.

Pin It on Pinterest

Shares