Las mujeres de Sukhi

Día Internacional de la mujer trabajadora.

Desde que se empezó a hablar de “crisis”, desgraciadamente desde hace mucho tiempo, las mujeres estamos desempeñando un papel muy importante en la sociedad.

El colectivo de la mujer en el siglo XXI, se consolida como  el motor que lucha por salir adelante y cuidar de la familia.

Se habla mucho del la igualdad de sexos, de los salarios igualitarios, de las competencias, de ocupar puestos de responsabilidad, en grandes empresas..

Pero mis reflexiones son  a favor de  un gran número de mujeres en todo el mundo, que nos hemos lanzado al mundo empresarial y luchamos cada día por mejorar.

Mujeres que luchan y crean iniciativas de autoempleo.

Por eso desde este mi rincón al mundo, quiero destacar la labor de una empresa, que engloba todas estas cualidades y  forma parte de un proyecto solidario.

SUKHI

Significa feliz en nepalí y ese es el sentimiento que quieren transmitir a sus clientes.

Es una firma internacional de alfombras, que  apuesta por las mujeres, eso es lo que más me ha llamado la atención

Países como India, Marruecos, Nepal o Turquía, las mujeres están haciendo su propia revolución y iniciativas de comercio.

Procuran mejorar la vida de las artesanas y la de sus familias y  reciben salarios superiores a los que se dan en sus regiones.

Pueden trabajar desde sus casas, de forma que atienden también a sus familias.

Brindan a las mujeres un oficio, una vocación, unos ingresos justos y para mi lo más importante, se sientan orgullosas de su trabajo.

 

Trabajos hechos con el corazón.

Todo el proceso comienza cuando encargamos nuestra alfombra, la cual incluso podemos personalizar, los colores, las texturas, procedencias y materias primas de las mejores calidades, trabajadas con mimo, en un proceso 100% artesano, para ir desde las manos de la artesana hasta nuestro hogar.

Y un detalle que las hace mucho más valiosas, cuando terminan una alfombra le cosen una etiqueta con el nombre de la persona que la hizo, lo que te permite incluso ponerte en contacto con ella, siempre hablo que las piezas tienen alma, estas tienen alma y nombre.

Desde la India nos traen lana y fieltro, cada pieza es una obra de arte, fieltro recortado, lana afieltrada, alfombras de  piedras y de nudos de lana.

Podemos elegir los colores y mezclar varios.

Un precioso ejercicio de diseño para nuestro hogar, se harán a mano con todos los  detalles elegidos.

De Marruecos

Lana de oveja natural sin tintes industriales.

La tradición de la tribu Bereber con la lana natural y el único adorno de unas líneas geometricas que nos hablan de la historia de cada una de ellas.

Tradiciones que pasan de generación en generación para que la puedas tener en tu casa, un alfombra Beni Ouarain.

De Nepal, bolas de fieltro.

Miles de bolas de colores para crear maravillosas alfombras, este trabajo les ha abierto a las mujeres nepalís nuevas oportunidades, en un pueblo donde luchan para obtener los medios necesarios para mantener a sus familias.

De Turquía nos llega el algodón vintage, pelo de cabra y lana.

Originales alfombras pachwork de diferentes formas.

Patchwork sobreteñidas, Patchwork kilim, Patchwork caput, de pelo de cabra negra entretejidas con lana, Patchwork de cáñamo.

Y para que conozcamos mejor a los propios artesanos, nos muestran las fotografías y los nombres de cada uno de ellos.

Rostros felices, mujeres orgullosas del trabajo que realizan.

Como mujer trabajadora, entendiendo su labor cómo millones de mujeres que trabajar y sacan a  sus hijos adelante.

 

¡ Cómo las  mujeres Sukhi, me encanta mi trabajo, me encanta crear con mis manos y me encanta ser mujer.!

¡Feliz día mujer trabajadora!

 

Pin It on Pinterest

Shares